lunes, 23 de septiembre de 2019

La cocina más chingona conquista Madrid

EXTRA!

La Chingona en Madrid

Luz, color y sabores intensos: la cultura mexicana se expresa con fuerza en todas sus vertientes. Y su faceta más picante, la gastronómica, es reconocida en todo el mundo como uno de sus máximos exponentes. Madrid goza de muchos restaurantes donde hacer disfrutar al paladar con sus condimentos, pero en los últimos tiempos se ha sumado con fuerza la propuesta de La Chingona, que cuenta con locales en Aravaca (Camino de la Zarzuela, 23) y Alonso Martínez (Argensola, 7).

La Chingona recoge la tradición culinaria del estado mexicano de Guerrero, pero le aporta un toque especial en su presentación. Así, platos clásicos como un guacamole se transforman en una experiencia muy diferente a lo habitual con la que abrir boca, al ser degustados junto a una teja de queso deshidratado crujiente. Y los típicos entrantes con salsas sorprenden, con variedades como el de habanero reducido con piña.

Imposible no encapricharse de otros aperitivos como la tostada de tinga de pollo, con una base de frijoles machacados y una jugosísima (suave pero picante) salsa agria. O con los sopes careyes, unas ricas arepas untados con frijoles refritos, langostinos salteados en tequila y pico de gallo. El plato estrella, los tacos, atrapan al comensal con una docena de opciones de carne o pescado. Deliciosos los villamelón, con bistec, chorizo y chicharrón de cerdo con salsa. Picantes, los de baja camarón, se preparan en tempura y con mayonesa de chipotle al estilo de Ensenada. Los precios oscilan entre los 8,80 y los 13 euros.

Entre los platos principales destaca por encima de todo el chingonazo, casi un kilo de costillón de res al carbón con salsa melosa de tres chiles. Por 36 euros, es ideal para compartir entre dos y cuatro personas según la voracidad de los comensales. Tampoco es desdeñable el pollo Torreón marinado en salsa de chipotle y miel de ágave, o para los que evitan el picante, la tampiqueña chingona, un solomillo al josper servido sobre una cama de queso fundido y frijoles. Para los que busquen algo más ligero, La Chingona también ofrece ensaladas o tostadas. Y para los chavitos existen sincronizadas (quesadillas) y tacos suaves.

Platos de La Chingona

Capítulo aparte merecen los postres. La carta es variada, con precios de entre 6 y 8 euros, a cada cual más chingón. Destacan la tarta de leches – un delicioso bizcocho mojadito –, la crepa de cajeta – el clásico postre francés, aquí rematado con dulce de leche -, y sobre todo una de las mejores tartas de queso de todo Madrid.

Además, de lunes a jueves La Chingona ofrece un menú del día por 13,50 euros, que incluye bebida y postre o café. Si se prefiere probar su oferta sin restricciones, el precio puede rondar los 20 euros por persona, o hasta 25-30 si se incluyen bebidas. Las noches de viernes y sábado es recomendable reservar en horario de cena, mientras que el domingo descansan. También envían a domicilio gracias al servicio de Resto-in.

La Chingona permite abrir el apetito desde media tarde con sus mejores copas: los imprescindibles margaritas van del más clásico al de fruta de la pasión o con tequila de coco. Y una mención muy especial merece el margarita gigante en copa XXL, pensado para zambullirse en él en compañía. Desde los entrantes a los postres, pasando por una amplia y diversa selección de tacos, ¡en La Chingona todo está padrísimo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario