jueves, 28 de noviembre de 2019

Velázquez se rinde al sabor asiático de Nacionsushi

EXTRA!

Nacionsushi en Madrid

Nació en Panamá en el año 2013 y ya ha conquistado el barrio más exclusivo de Madrid. Se llama Nacionsushi y en una sola visita se han convertido en el restaurante que recomendamos a todo aquel que busca un rincón especial en Velázquez, sin que eso implique un gasto excesivo (precio medio, 20 euros por persona). Combinando con maestría los ingredientes del sudeste asiático, hablar de Nacionsushi es hacerlo de una mezcla explosiva de bocados de Japón, Vietnam, Tailandia y China.

Que en apenas seis años cuenten con 21 establecimientos repartidos por todo el mundo no es casualidad. Aunque para probar sus platos en España hubo que esperar hasta el 2018, con una primera apertura en Valencia, la espera ha merecido la pena. Por muchos restaurantes que tenga la capital, cuando encontramos uno que presenta un concepto rompedor nos sentimos auténticos privilegiados. Y eso ha vuelto a ocurrir en Velázquez, 27, donde se encuentra un local que abre (y conquista) de lunes a domingos de 13.00 a 00.00 h.

Lo primero que uno observa al cruzar las puertas de Nacionsushi es que se trata de un lugar repleto de colores vibrantes que definen la personalidad de un espacio con zonas claramente diferenciadas. Un comedor principal con mesas decoradas con sellos de diferentes países es la primera opción, aunque si acudes en grupo, el Comedor Vietnam, repleto de mesas y sillas altas, será tu sitio. Bien moderno es el Callejón Tokio, con letreros luminosos, murales y lámparas de colores, mientras que el Thai Lounge funde a los visitantes con la naturaleza y los símbolos tailandeses. ¡Y aún queda lo más divertido! La Nación de los Niños, una zona infantil con pantallas interactivas pensada para que los pequeños se entretengan si se alarga la sobremesa.

Si la estética impresiona, prepárate para el tamaño de sus raciones. Y es que si hay algo que caracteriza la carta de Nacionsushi son sus más de 30 rollos de 10 piezas de sushi. Con una medida ideal para compartir y unos ingredientes comprados en mercados locales y cocinados en el propio restaurante, te costará decantarte por uno. Entre los más recomendados por el equipo (excelente servicio, sin apenas espera entre platos) están el Roll Roys, el Godzila y el Soy Nacion. Todos ellos con una combinación de sabores pensada al detalle.

Sushi XL en Nacionsushi

No hay que pasar por alto los entrantes, donde es posible encontrar recetas actualizadas cuya tropicalización tiene mucho que ver con la experiencia de sus creadores, amantes de la gastronomía que te harán chuparte los dedos con sus enrollados, pizzas de sushi (has leído bien), gyozas, satays, ensaladas, baos o tempuras. Las opciones son interminables, pero tenemos que recomendar el plato con el que nosotros abrimos boca, un fantástico y crujiente plátano tempura acompañado de la denominada salsa nación (receta de la casa) que nos hizo ver el nivel de exigencia en las elaboraciones, con toques diferenciadores que es mejor descubrir por uno mismo.

Los vegetarianos podrán comer variado e ir más allá de las sabrosas ensaladas, aunque en la mesa de al lado se chupaban los dedos con la de algas con tofu y aguacate. En los días de frío, sopas como la miso nación o la okigai de mariscos mixtos salteados con vegetales frescos te harán sentir como en casa. Platos fuertes son sus phad thais, los teriyakis o los clásicos stir fry, con distintas carnes salteadas y opciones picantes para los más atrevidos.

Al final de su extensa carta (32 páginas en total) encontrarás dos joyas: por un lado, los zumos naturales de exóticas combinaciones de frutas con los que los comensales habituales acompañan sus comilonas y, por otro, una selección de postres con un wonton de queso y dulce de leche con helado que te quitará el sentido. Las cervezas asiáticas (tienen la Kirin y la Sapporo) son tendencia entre los habituales que saben que acudir a Nacionsushi sin reservar es jugársela. Por cierto, el contenido precio de su coctelería (clásicos como la Margarita o el Dry Martini, por siete euros) te invitará a brindar antes de dejar un local al que seguramente cojas cariño. ¡Recuerda quién te lo descubrió!


No hay comentarios:

Publicar un comentario