lunes, 29 de junio de 2020

BAM Karaoke es otra historia

EXTRA!

¿Quién no se ha sentido alguna vez Olivia Newton-John, a voz en grito, bajo la ducha? A nosotros, desde luego, nos ha pasado… Y si no sacamos más a menudo a relucir nuestros vozarrones es porque, a pesar de todo, somos un poco tímidos y porque no nos apetece cantar delante de gente que no conocemos. Por mucho que Alaska se ponga machacona con aquello de a quién le importa lo que yo haga, imagínate que no tienes el día y que esa maravilla de hombre o de mujer que se ha fijado en ti se horroriza después de escucharte cantar el estribillo de 'Tusa'… ¡No-queremos-que-pase!

Lo que sí que nos apetece es dejarnos la voz en uno de los lugares que más está dando que hablar en los últimos meses, un precioso local en el que podrás quedarte afónico sin que te oiga nadie más que las personas que tú elijas. Este plan sí te gusta, ¿eh? Pues apunta el nombre: BAM Karaoke. Inspirado en el concepto del karaoke box japonés, este rincón situado en el número 2 de la calle Recoletos (a dos pasos de la estación de Cercanías de mismo nombre y de la parada de Metro Retiro) se ha convertido en el plan estrella para sorprender en cumpleaños, despedidas de soltero o tardes en las que quieras hacer el mamarracho con tus amigos o familiares.

El funcionamiento es sencillo: reservas con antelación una sala privada en función del número de personas y la decoración, te plantas en sus instalaciones y disfrutas durante dos horas de una sesión en la que podrás pedir exquisitos cócteles y opciones de picoteo para todos los gustos (de ceviche a hummus, pasando por jamón o queso) mientras te dejas la piel – y la voz – interpretando algunas de las 25.000 canciones de su completísimo catálogo en boxes insonorizados, con modernos equipos de sonido, sofás y una pantalla a través de la que elegirás las canciones, efectos de sonido y hasta pedirás tus copas.


Con una decoración muy cuidada – las plantas y los juegos de luces reinan en el camino hasta la sala elegida - y un equipo humano majísimo que atenderá en todo momento tus necesidades, BAM Karaoke es justo lo que necesitaba la noche madrileña para seguir sorprendiendo a un público que ya creía haberlo visto todo. La originalidad de la marca, que ya triunfa en Francia gracias a Arnaud Studer, después de que se quedara impresionado con este tipo de locales en un viaje que hizo a Japón, promete seguir expandiéndose por toda Europa en los próximos meses.

A pesar de la decoración de lujo ideada por el arquitecto Pablo Peyra, los precios son asequibles, cobrándose entre 6 y 10 euros por hora y persona en función del día, el tamaño de la sala (se aceptan reservas de 4 a 12 personas) y la hora elegida. Como opción para desmelenarse y hacer un plan diferente con amigos, BAM Karaoke es todo un acierto en el que podrás combinar temas de Cher, Camela y The Beatles sin cortarte un pelo. ¡Nosotros ya lo hemos hecho!

Tampoco te olvides de hacerte un selfie de recuerdo con tus acompañantes en la máquina que encontrarás junto a la escalera que baja a los baños, a los que podrás acudir mientras tu grupo sigue divirtiéndose. Eso sí, cada vez que se abre la puerta de la sala (también cuando te lleven la bebida/comida los camareros) se detiene la música, así que intenta elegir bien  el momento... Si buscabas un lugar para liberarte con tu grupo de amigos, tras los colores verdes y dorados de su espaciosa entrada, encontrarás el que probablemente se convierta en tu nuevo lugar favorito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario