jueves, 2 de julio de 2020

Querido William: llegó la hora de rebelarse

EXTRA!
Imagen de Dmonos Producciones

Julieta eligiendo la muerte antes que su vida sin Romeo. Ofelia quitándose de en medio al no poder soportar más el desprecio de Hamlet. Lady Macbeth, incitadora de un asesinato y castigada finalmente con el mismo sino que las anteriores. La ambición tortuosa, siempre presente en sus historias como en las de otras tantas mujeres representadas durante cientos de años en escenarios de todo el mundo…. hasta hoy.

'Tras las trágicas' es un brillante espectáculo dirigido por Tamara Berbés y escrito por María Beltrán Fernández que reflexiona sobre el papel femenino en las obras más populares del famoso dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare. Lo hace, durante 70 minutos, ofreciendo al espectador el hartazgo de quienes no soportan más tanto retorcimiento, tanto dolor sin fin en sus carnes.

La misma Tamara Berbés, Marina Fàbregas y Antonella Chiarini se meten en la piel de tres personajes que se reúnen cuando dejan de ser representadas sobre los escenarios de todo el mundo. Libres - por un rato - de la fama y el castigo al que les sometió eternamente el autor, poco a poco van dejando atrás sus disfraces para rendirse, liberarse y exigir que su destino cambie, acordando no salir a la próxima función por grande que sea el teatro en el que deban volver a matarse. La intervención de Puck – interpretada con un gran trabajo gestual por Adaya Salvá – será decisiva cuando se plantea la posibilidad de que las obras de Shakespeare desaparezcan para siempre si siguen adelante con su rebelión.

'Tras las trágicas' en Madrid

Plot Point Artespacio acoge una pieza que no necesita un gran despliegue escénico para atrapar al público, sobre todo gracias al carisma y la entrega de cuatro actrices que transmiten pasión por su profesión y por sus papeles y que, sin duda, merecerían las grandes ovaciones que cada día se escuchan en cualquier teatro de la Gran Vía, aunque todo amante de las artes escénicas sepa bien que las grandes joyas se encuentran - muy a menudo - lejos de los escenarios con nombre de banco o marca de seguros.

No es de extrañar que el montaje de Dmonos Producciones se alzase en su día con la victoria en la convocatoria de ayuda a la creación 'Shakespeare to women' de la misma sala, algo que se entiende cuando el espectador comprueba que en su misma fila todos pasan de la carcajada a la rabia según decidan unas actrices en estado de gloria a las que comprendemos y queremos acompañar en su lucha.

Hasta las mujeres que nunca fueron de carne y hueso saben decir basta en un mundo que las reduce al rol de amantes, de brujas y de caprichosas, creando imágenes mentales que se instalan en el imaginario social de una forma más peligrosa de la que somos conscientes cuando vamos al cine, vemos una obra de teatro o leemos un libro. Porque se puede ser un gran creador al mismo tiempo que se contribuye a crear estigmas con nuestras obras. Y esa es la reflexión más interesante de una vuelta de tuerca necesaria, rica en su texto y ejecutada de forma brillante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario